Marie-Anne DAYÉ

Marie-Anne DAYÉ

Conceptrice - Rédactrice

Una línea de urgencia para luchar contra la trata de personas

La trata de personas puede ser difícil de reconocer y, en ocasiones, puede adoptar diversas formas. Para informar al público y ayudar a los afectados de este delito el Centro Canadiense para Acabar con la Trata de Personas (le Centre canadien pour mettre fin à la traite des personnes) lanzó en 2019 una línea de urgencia.

Texto: Marie-Anne Dayé / Traducción en español : Marie-Anne Dayé

En Canadá, los trabajadores extranjeros temporales a bajo salario y las personas en situación de precariedad son las más vulnerables a la trata de personas, en específico a la explotación en el lugar de trabajo, según Paola Carmagnani, especialista en cooperación del Centre canadien pour mettre fin à la traite des personnes. Estas personas corren mayor riesgo de ser víctimas de prácticas abusivas porque, en ocasiones, geográficamente están aisladas, no conocen sus derechos laborales en Canadá y suelen afrontar barreras lingüísticas.

Varias formas de trata de personas 

La trata de personas es la explotación de seres humanos para el beneficio financiero o material del traficante. Se puede leer en el sitio web del Centro que generalmente, “esta implica el uso de la fuerza, fraude o coerción para explotar a personas y obligarlas a llevar a cabo trabajos o servicios en beneficio de otra persona, incluidos los servicios sexuales”. Según datos publicados en julio de 2023, la trata sexual y el trabajo forzoso son las formas más comunes de trata de personas en Canadá.

  1. La trata con fines de trabajo forzoso (explotación laboral) consiste en emplear el fraude, la violencia, las amenazas y las mentiras para obligar a alguien a trabajar. Por ejemplo, pueden ser indicadores de trata: las condiciones de trabajo inseguras, el abuso o la discriminación, o los salarios inferiores a los estipulados en el contrato de trabajo.
  2. La trata con fines de explotación sexual (o explotación sexual con fines comerciales) consiste, por ejemplo, en obligar a alguien a prestar servicios sexuales comerciales mediante la manipulación, las mentiras, las amenazas o la violencia para obtener un beneficio personal a cambio de comida, vivienda, dinero, drogas o transporte.

En mayo de 2019, se creó la Línea de Urgencia en contra de la Trata de Personas –Ligne d’urgence contre la traite des personnes- (1 833 900-1010) para combatir este preocupante fenómeno. Entre 2019 y 2022, la línea recibió más de 12,700 llamadas y se identificaron 1,500 casos de trata de personas en todo Canadá, específicamente en Ontario (67%), Alberta (10%), Columbia Británica (9%) y Quebec (7%), estos son los primeros datos nacionales independientes sobre la trata. De hecho, en Canadá, los datos oficiales del gobierno publicados por Statistics Canada se basan en casos que han sido denunciados a la policía. En opinión de Paola, la realidad es que el índice de denuncia de este delito es muy bajo. “Las estadísticas oficiales están lejos de reflejar la magnitud del problema. La trata está presente en Canadá, pero sigue siendo muy poco comprendida. Todavía hay muchos conceptos erróneos y desinformación”.

Paola explica que, a menudo, la trata se asocia con la imagen de una persona secuestrada, transportada a Canadá en contra su voluntad o incluso en cautiverio. Sin embargo, la realidad en Canadá es bastante diferente. “Es difícil de entender las estrategias de reclutamiento, aislamiento, coerción, control y explotación. Regularmente, la propia víctima no se da cuenta”, subraya Carmagnani. “Por un lado, hay ignorancia y, por otro, falta de capacitación especializada a nivel nacional sobre la trata, incluso dentro de la policía, lo que significa que incluso ellos pasan por alto indicadores muy claros. Además, aunque estemos al tanto de todo, sigue siendo muy difícil demostrar la coacción emocional cuando no hay pruebas tangibles”, añade.

A continuación, se presentan algunos indicadores de trabajo forzoso o bajo coerción (tenga en cuenta que estos indicadores no deben leerse de forma aislada. A menudo se requiere una combinación de varios indicadores).

  • Cobrar al trabajador los gastos de contratación.
  • Cobrar al trabajador el alojamiento, transporte, etc. por un agente intermediario (que puede ser una forma de transferir la responsabilidad legal).
  • Incumplir las cláusulas del contrato de trabajo.
  • Prometer el acceso a la residencia permanente o a la ciudadanía.
  • Confiscar los documentos personales del trabajador, como el pasaporte.
  • Ausencia de contrato de trabajo.
  • Amenazar al trabajador con la deportación del país.

Agencias fraudulentas

En Quebec, cualquier agencia de colocación o contratación de trabajadores extranjeros temporales debe estar en posesión de un permiso expedido por la Commission des normes, de l’équité, de la santé et de la sécurité du travail (CNESST). También es posible consultar el registro de los titulares del permiso en el sitio web de la CNESST. Sin embargo, algunas agencias registradas siguen cobrando a los trabajadores extranjeros gastos de contratación, como se puede constatar en un reportaje emitido el 26 de octubre de 2023 en el programa Enquête de Radio-Canadá, y esto a pesar de que está prohibido en Quebec desde el 2020. “Vemos muchas situaciones como ésta: fraude con relación al sistema de inmigración, documentación, actores que se hacen pasar por asesores de inmigración regulados y registrados cuando no lo son, todo con el objetivo de recibir comisiones”, lamenta Paola Carmagnani.

Vías de escape

Afortunadamente, hay servicios disponibles para personas que son víctimas de abuso, fraude o explotación, como la Línea Directa Canadiense en contra la Trata de Personas (la Ligne d’urgence canadienne contre la traite des personnes). Es gratuita y está disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, en francés e inglés (está disponible en todo momento un servicio de interpretación telefónica en otros idiomas). La línea es un servicio independiente del gobierno y de las fuerzas del orden que se puede utilizar de forma totalmente anónima. El oficial que responde la llamada realiza una evaluación de seguridad de la persona, la ayuda a encontrar los servicios disponibles y a explorar las opciones, y la pone en contacto con los servicios. La línea de emergencia, a petición de la persona que llama, también puede proporcionar la transferencia de la información a los servicios policiales, según corresponda. Esto se puede hacer de forma anónima para proteger la identidad de la fuente. El agente permanecerá disponible para un seguimiento y apoyo de la persona que llama.

También existe un permiso especial de residencia temporal (permis de séjour temporaire PST) para víctimas de trata de personas que no tienen estatus legal en Canadá. Este otorga un estatus migratorio temporal, pero renovable por 180 días. Aunque este permiso es una herramienta esencial en determinados casos, sigue siendo limitado. De hecho, debes saber que “es un permiso que no permite la reagrupación familiar ni la salida del país”, subraya Paola. Además, si bien es relativamente más fácil de obtener un primer permiso de residencia temporal, su renovación puede resultar difícil de obtener. “Cuando el trabajador busca un nuevo empleo, a menudo se enfrenta a negativas por parte de los empleadores que no ven con buenos ojos este tipo de permiso”, explica. Este tipo de discriminación y prejuicio, asociado al hecho de que los empleadores del mismo sector pueden apoyarse entre sí, no facilita el proceso de recuperación y reintegración profesional de la víctima”, continúa.

“Por estas razones, el Centro Canadiense para Acabar con la Trata de Personas (le Centre canadien pour mettre fin à la traite des personnes) hace un llamado al Gobierno de Canadá para garantizar que cada trabajador que venga al país tenga un permiso de trabajo abierto, igualdad de acceso a los servicios sociales, un camino hacia la residencia permanente y la posibilidad de sindicalizarse. Juntas, estas políticas eliminarán el dañino desequilibrio de poder entre empleadores y trabajadores migrantes, lo que propicia el tráfico laboral”, concluye Paola Carmagnani.

Este proyecto está financiado por el Gobierno de Canadá.

Foto de portada : Nadine Shaabana sur Unsplash

Compartir :

Facebook
LinkedIn
Courriel
Imprimez

Artículos Recientes