Marie-Anne DAYÉ

Marie-Anne DAYÉ

Conceptrice - Rédactrice

Mexicanos trabajadores extranjeros temporales: hacia una protección fortalecida

El Departamento de Protección Consular y el Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales (PTAS) del Consulado de México en Montreal trabajan de diferentes maneras con los TET mexicanos. Para comprender su misión, nos reunimos con el Cónsul Felipe González Lugo Méndez, un actor importante del ecosistema que rodea la protección de estos trabajadores.

Entrevista: Marie-Anne Dayé / Fotos: Marie-Anne Dayé / Traducción en español : Francisco Salazar

Felipe nos acompaña con su habitual sonrisa a pocos metros del Consulado de México en Montreal, en el Café Vasco da Gamma de la calle Peel. Empezamos la entrevista evocando su amplia carrera diplomática marcada por experiencias a través de varios años en América Latina y África. Después de estudiar ciencias políticas y diplomacia en Francia, trabajó en la Secretaría de Relaciones Exteriores de México. Posteriormente, se incorporó en la agencia de cooperación de la misma Secretaría. Después, fue enviado a Marruecos como jefe de asuntos consulares. Luego a El Salvador como jefe de asuntos culturales y de la agenda de cooperación bilateral con este país y los países del Sistema de Integración Centroamericana (SICA). Finalmente, a Ghana en calidad de jefe de la Cancillería en la embajada mexicana.

¿Por qué Montreal en esta ocasión? “Fue un gran descubrimiento. Obviamente, hace frío y los inviernos son largos, ¡pero me gusta mucho!”, responde Felipe. “En Montreal hay una mezcla de culturas, es una ciudad internacional y cosmopolita y, al mismo tiempo, tiene una cultura francesa”, añade. 

¿Es la primera vez que trabajas activamente con los trabajadores migrantes?

Siempre me ha fascinado e interesado el tema de la migración, pero esta es la primera vez que me llaman para trabajar con los trabajadores migrantes temporales. Estuve en contacto con nuestra diáspora como responsable de asuntos consulares en la embajada de Marruecos. Sin embargo, en Marruecos la realidad es completamente diferente. A pesar de que allá hay trabajadores mexicanos, estos son directores de empresas, es decir, su migraron se dio en circunstancias diferentes. En Quebec, nuestra comunidad es muy importante: hay aproximadamente 30,000 mexicanos de la primera a la tercera generación que residen permanentemente aquí, esto sin contar a todos los trabajadores temporales. Según la temporada, en el PTAS hay entre 6,000 a 7,000 trabajadores.

¿Cuál es tu opinión sobre las condiciones de los trabajadores agrícolas temporales en Quebec?

Primeramente, partimos del hecho de que los trabajadores vienen porque tienen una necesidad. Buscan una vida mejor para ellos y para sus familias porque no tienen esta oportunidad en México. Los PTAS contribuyen con la circularidad migratoria, es decir, saben que pueden venir a trabajar temporalmente, tener una fuente importante de ingresos y regresar a su país, así, temporada tras temporada hacen lo mismo. Obviamente hay aspectos positivos, pero también aspectos negativos. La migración tiene un impacto en su vida personal, familiar y profesional. La familia se ve afectada porque el padre (la mayor parte del tiempo, aunque también hay mujeres) o el cónyuge se ausenta durante varios meses. Sin embargo, considero que en el país de origen deberíamos ofrecerles las mismas oportunidades económicas para que se queden y así, la migración sería completamente una elección y no una necesidad.

¿Qué haces para apoyar a los TET en el Consulado?

A través de un enfoque de protección preventiva brindamos protección consular y apoyo a los TET. Realizamos visitas y utilizamos herramientas de información para que conozcan plenamente sus derechos y responsabilidades en Canadá.

Durante las visitas, el cónsul comparte información útil para los trabajadores y distribuye la guía de información general bilingüe español-francés concebida por Immigrant Québec.

Además, tenemos un enfoque de caso por caso, por ejemplo, si existen problemas en cuanto al salario, entablamos negociaciones con los empleadores o supervisores para evaluar, mediar y encontrar una solución. Somos una representación extranjera y nuestras acciones se rigen por la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares, por lo que no podemos permitirnos todo, por ejemplo, no podemos realizar inspecciones, porque ese no es nuestro rol. Nuestro papel, sobre todo en el marco del PTAS, son las visitas de cortesía y verificar si hay inconformidades. Si este es el caso, informamos a nuestros contactos canadienses y quebequenses, en particular a Service Canada y a la CNESST.

¿Qué cambios deberían realizarse para mejorar las condiciones de los trabajadores mexicanos en Quebec?

Actualmente, uno de nuestros objetivos es expandir el PTAS hacia otros sectores. Cada vez son más los mexicanos que vienen a trabajar en el sector restaurantero, hotelería, servicios, etc. Hay muchos desafíos en el PTAT, pero el programa permite ubicar a los trabajadores por su nombre y por su lugar de trabajo. Esto nos permite tener un enfoque de protección preventiva. Esto está muy supervisado y organizado.

Si es lo que desean, queremos que los trabajadores tengan la oportunidad de permanecer en Canadá. Que sean contabilizados los años que pasan ​​aquí. La mayoría quiere venir, ganar algo de dinero y regresar a casa, pero algunos desean quedarse y traer a sus familias. Nos gustaría darles esa oportunidad en el marco del PTAS. También queremos discutir la posibilidad de eliminar dos cosas: los ocho meses, el plazo máximo para permanecer y la barrera del 15 de diciembre. Estas medidas se implementaron para permitir la circularidad del programa, lo cual no está mal, pero nos gustaría que fuera una opción. También creo que una mayor tasa de sindicalización podría ayudar a los trabajadores.

Eventualmente, debemos aspirar a permisos que sean más flexibles, que permitan, en el caso de la PTAS, la transferencia entre lugares de trabajo. Por ejemplo, que en este programa los traslados fueran posibles, daría al trabajador la libertad para elegir el lugar de trabajo. Por ejemplo, en el 2023 hubo 1,330 transferencias entre empresas bajo el PTAS de una población de alrededor de 6,500. Quizás incluso deberíamos aspirar a permisos de trabajo sectoriales, permisos de trabajo regionales o incluso permisos de trabajo abierto. Creo que el problema actual con los permisos de trabajo cerrado es que el trabajador está atado a los deseos del empleador. Evidentemente hay muy buenos empleadores, pero cuando un trabajador se encuentra con un mal empleador, puede solicitar el permiso de trabajo abierto para trabajadores vulnerables (PTOTV), que simplemente es una medida temporal. Necesitamos pensar en cómo realizar estos cambios de manera ordenada. Evidentemente hay corresponsabilidad entre el gobierno de Canadá y el de México.

¿Cuál es tu mayor logro del 2023 en el consulado? 

El año 2023 fue bastante complicado porque tuvimos varios casos muy complejos de protección consular. Lamentablemente también tuvimos decesos. Si comparamos el año 2022 con el año 2023, en 2022 tuvimos alrededor de un centenar de casos de protección consular no PTAS (hay que tener en cuenta el efecto de la pandemia porque en febrero todavía había restricciones de viaje, por tanto, menos turistas) y en 2023 serán alrededor de 900.

En el 2023 realizamos más acciones: visitamos 40 centros de trabajo en Quebec y las provincias del Atlántico, fortalecimos nuestros vínculos con actores clave como

Service Canada, el Ministère de l’Immigration, de la Francisation et de l’Intégration (MIFI), la Commission des normes, de l’équité, de la santé et de la sécurité du travail (CNESST), organizaciones sin ánimo de lucro (OSAL) como Immigrant Québec con la que vemos los resultados de este trabajo, sobre todo cuando hablamos con los trabajadores: están mucho más informados, más equipados. También nos acercamos a otros actores con los que aún no trabajábamos, en particular la Sûreté du Québec. En el marco de la protección preventiva firmamos en el 2022 un acuerdo con Guatemala, El Salvador y Honduras, precisamente por ser países de origen de trabajadores extranjeros temporales. En el 2023 dimos gran importancia a esta colaboración.

¿Hay algún momento o encuentro que te haya marcado especialmente en el 2023?

Siempre escucho historias cuando visito a los trabajadores, historias que me conmueven. Historias de cómo el programa ayudó a los trabajadores a pagar la universidad y mejorar las vidas de los niños en todo el país. A menudo no pensamos en el impacto de nuestro trabajo en toda la comunidad.

Visitamos a las personas que están en prisión, hablamos con ellas, las escuchamos, tratamos de entender por qué están en esa situación y nos aseguramos de que estén representadas por un abogado. A veces hay personas que están hospitalizadas y hay que hablar con sus familiares. A veces hay que anunciar una muerte. Este año tuve que anunciar cuatro. A una semana de mi llegada, comencé con el lamentable caso de la boxeadora mexicana que falleció y tuve que comunicárselo a su padre. Lo resentí. Aprendemos, tenemos herramientas, pero es una carga emocional.

¿Qué te depara el 2024 dentro del Consulado?

El año 2024 estará marcado por el 50 aniversario de la PTAS. Aspiramos, no solamente a los cambios habituales que se hacen cada año en el contrato, sino que queremos ampliar el espectro de las entidades que se sientan a la mesa de negociaciones con nosotros para cambiar el contrato, actualizarlo, pero también actualizar el programa en relación con las necesidades que tenemos en el 2024. Si en el 2023 terminamos el año con 900 y algunos casos de protección consular, el año 2024 no será diferente, ya que nuestra diáspora está cambiando en número y perfiles.

Felipe González Lugo Méndez y una parte de su equipo en el Consulado de México en Montreal.

 

Afortunadamente tengo un equipo muy unido, muy comprometido y que trabaja mucho. En México decimos “que trae la camiseta bien puesta”. Realmente creen en lo que hacen. Se lo toman muy en serio, muy comprometidos. También tenemos al frente del Consulado a alguien que es muy receptivo, muy abierto y que apoya todo lo que proponemos. Es una cadena donde cada parte es importante.

Se invita a los trabajadores extranjeros temporales a comunicarse con el Consulado de México en Montreal si necesitan información o protección consular.

Este proyecto está financiado por el Gobierno de Canadá.

Compartir :

Facebook
LinkedIn
Courriel
Imprimez

Artículos Recientes