Marie-Anne DAYÉ

Marie-Anne DAYÉ

Conceptrice - Rédactrice

Con dedicación y pasión, Roberto Hernández cultiva su éxito

Trabajador extranjero temporal en Les Fraises de l’Île d’Orléans desde hace nueve años, Roberto Hernández, originario de México, no se detiene un segundo: entre su trabajo exigente, una disciplina personal rigurosa y responsabilidades familiares, aún así, puede hacer crecer su huerto y correr 25 km por semana.

Traducido por SIARI

Delante de una de las viviendas de los 180 TET agrícolas contratados por la empresa Les Fraises de l’Île d’Orléans se encuentra un huerto ordenado, verde y desbordante de verduras. Es obra de Roberto Hernández, trabajador extranjero temporal de origen mexicano fiel al puesto desde hace nueve años. El hombre de 37 años, que parece incansable, pone mucha energía en hacer crecer calabacines, pepinos, melones y tomatillos (que servirán para preparar la famosa salsa verde). «Es el primer año que hago un huerto aquí, ¡y me gusta! », dijo Roberto.

Además de sus tareas profesionales, Roberto tiene que regar su huerto tres veces al día. Con sus abundantes cosechas, puede incluso beneficiar a su hermano y a algunos amigos cercanos. Foto Marie-Anne Dayé.

Una disciplina bien afinada

 Este jardín ordenado testimonia el rigor que demuestra en su trabajo, pero también en su rutina personal. Después de seis jornadas consecutivas de trabajo de unas 11 o 12 horas cada una durante la temporada de cosecha*, dedica su día de descanso, el viernes, a diversas actividades. En el programa, un trote de no menos de 25 km en dos horas, la cocina de platos mexicanos o asiáticos, un desvío a la tienda, así como una llamada a su esposa y sus hijos Samuel, que pronto soplará sus 3 velas y Diego Asael de 8 años. Lo más probable es que vaya a la fábrica de chocolate de la esquina a comprar un helado. «Tengo que ir a comer un helado de cuatro sabores, de lo contrario no es un día de descanso. La verdad es que no sé si es una enfermedad, ¡pero soy un fanático del azúcar!», dice.

También está ocupado limpiando la pequeña casa que comparte con tres colegas, entre ellos su hermano. «Si la casa está limpia, es más fácil para nosotros relajarnos», constata.

Los tomatillos que Roberto cultiva le sirven para preparar la famosa salsa verde mexicana. Foto Marie-Anne Dayé.

El largo camino hacia l’Île d’Orléans

Antes de aterrizar en la isla de Orleans, Roberto vivió la experiencia de trabajar en los Estados Unidos sin estatus legal, como lo había hecho su padre antes. Aunque sus padres esperaban que su hijo continuara sus estudios universitarios después del colegio, éste ya no se encontraba en el lugar. Más bien quería trabajar y construir una casa para él y su novia Maria Lorenza – que ahora es su esposa y la madre de sus hijos. En 2004, cruzó la peligrosa frontera entre México y los Estados Unidos pagando $1.400 a los traficantes (una epopeya que ahora cuesta entre $8.000 y $10.000) y esquivando a los agentes fronterizos.

Se instaló entonces durante siete años en el país vecino, lejos de los suyos.

Ante una disminución de las necesidades de mano de obra en su sector de actividad en 2010, tomó la decisión de regresar a su casa, en Irapuato. Trabajó como carpintero – profesión que todavía ejerce hoy cuando regresa a México, y luego una oportunidad para venir a trabajar a las Fraises de l’Île d’Orléans se le ofreció en 2015. Era el comienzo de otra gran aventura, que fue desgarradora, porque su primer hijo iba a nacer el mismo año.

Desde entonces, cada año, en marzo, deposita sus maletas en esta isla fértil y reanuda un vuelo hacia México en noviembre. «Estoy aquí para trabajar mucho, ayudar a la empresa y ganar mucho dinero. » Echa de menos a su familia, evidentemente, excepto que cuando comienza la temporada, «cambia de chip», explica, para concentrarse en su trabajo.

A pesar de la distancia, Roberto sigue profundamente comprometido con la educación de sus hijos. Encontró cuadernos de ejercicios para su hijo Diego Asael para que aprendiera francés e inglés. Además, el joven está tomando clases de pintura al óleo, y Roberto muestra con orgullo una de sus pinturas como foto de perfil de WhatsApp. Foto Marie-Anne Dayé.

La importancia de una relación recíproca

En el trabajo se siente útil y apreciado por su empleador, que ahora le confía tareas como la fertilización y el riego de la producción, entre otras cosas. Como la empresa es también un centro de investigación y desarrollo, Roberto participa a menudo en la implantación de nuevas técnicas y equipos innovadores para mejorar los cultivos. Las relaciones son buenas con sus superiores y colegas – que les gusta burlarse de él, y viceversa. Sin embargo, cuando algo va mal, no duda en dar su opinión y conoce bien sus derechos y responsabilidades. «Nosotros, como trabajadores agrícolas, tenemos los mismos derechos que los trabajadores quebequenses», afirma añadiendo que el respeto debe venir de ambas partes. «Para mí es importante que se reconozcan los esfuerzos de las manos que hacen que las plantas sean verdes porque creo que es el trabajo menos valorado».

Roberto, en busca de las moras más hermosas. Foto Marie-Anne Dayé.

Él sabe que cuando la temporada termine, tampoco estará desempleado en México. Los clientes que quieren tener muebles con el toque de Roberto lo esperan, y también tiene una hectárea de tierra – ofrecido por su padre a su hijo Diego Asael -, para mantener.

En 2026, deberá tomar la decisión de renovar o no su pasaporte, ya que éste expirará, de volver a Quebec como lo hace cada año o permanecer definitivamente en México. En cualquier caso, seguirá aplicando lo que se le enseñó en sus inicios en la carpintería: hay que hacer algo diferente de los demás y siempre innovar. Sin duda, a Roberto no le costará cumplir esa promesa, ya sea en México, en Quebec o en cualquier otro lugar.

El proyecto fue financiado por el Gobierno de Canadá.

Compartir :

Facebook
LinkedIn
Courriel
Imprimez

Artículos Recientes